CONSULTA A :MANDA BERNAL-CARLO


Nombre y apellido      Amanda Bernal-Carlo
Área de trabajo           Educación/ Investigación
Organización              Universidad de La Ciudad de Nueva York
Cargo                            Profesora
Titulo                            Doctorado en  Biología
País                                Estados Unidos
Localidad                     Ciudad de Nueva York


¿Cree que  el uso de palabras positivas y armoniosas puede influir en nuestra vida?

Las palabras positivas podrán generar sentimientos y actitudes positivas cuando ellas estén acompañadas con las vibraciones sinceras del corazón y de nuestra manera de pensar, sentir y ser. Palabras bonitas sonaran huecas si ellas no representan nuestro pensamiento sincero y honesto.
Solo las palabras que representan el eco interno de su exponente podrán ser elementos de cambio. Sin embargo este elemento de cambio solo sucede cuando la palabra emitida encuentra eco en su interlocutor. En este intercambio, se da una alquimia traducida en un poder extraordinario al proceso de cambio en cualquier área del comportamiento humano. Por eso antes de hablar de generar palabras positivas y armoniosas, tendremos que hablar de generar cambios positivos, armoniosos en nuestro ser, en nuestra personalidad , en nuestra actitud hacia nosotros mismos, hacia los demás,  hacia la naturaleza y hacia nuestro planeta.  Cuando estamos alineados con la verdad, con la chispa divina del Gran Sol Central desarrollamos conciencia cósmica, aprendemos el idioma de la luz y la simplicidad del amor incondicional sin exigencias ni prejuzgamientos. Este amor incondicional nos abre fronteras, nos hace libres y nos permite percibir y aprender del Yo que es nosotros. Este simple concepto nos permite descubrir la unidad de espíritu.
De la misma manera, la palabra formulada desde el amor condicional puede encontrar efecto en que aquellos que por una u otra razón no han iniciado el camino de la búsqueda interna. Así muchos grupos extremistas han podido llegar a movilizar a sus filas a individuos quienes se sienten indignos, débiles, y avergonzados de si mismos. En estos individuos las palabras de los terroristas encuentran eco porque ellos creen merecer ser juzgados y condenados. Para redimirse a si mismos ellos están dispuestos hasta a inmolar sus vidas para lograrlo.

¿En que aspectos?

El poder de la palabra y de la acción son un constante reflejo del ser interno que hemos alimentado, empoderado y desarrollado en nuestro camino de ser mejor y mas autentico ser humano. A medida que este ser interno se activa en nosotros, nos hacemos mas nosotros, nos acercamos y aceptamos mejor porque nos conocemos en nuestros talentos y en nuestras deficiencias y aceptamos a los demás mas incondicionalmente. A medida que permitimos a nuestro ser superior interno irradiar su luz y su amor incondicional ganamos poder de creación y nos convertimos en instrumentos de cambio, de liberación y en una constante fundamental de  sabiduría. A medida que nos identificamos con nuestra chispa Divina, con el poder del ser supremo irradiamos con mayor fuerza  el amor incondicional que se hará presente en todos nuestros pensamiento, acciones y en nuestras relaciones con la naturaleza, con nuestros congéneres encontraremos la alegría de vivir, de compartir, de entender mejor al otro, de necesitar menos de nuestro entorno y reconocer la abundancia en las cosas simples y esenciales.  Cuando sea posible avanzar juntos como humanidad a este estado de consciencia habremos encontrado el despertar de la nueva era y conoceremos la paz.

¿Cuales serían en su opinión las consecuencias en lo personal y lo social?

Ser instrumentos de cambio significa tener el poder de ser cocreadores de nuestra realidad y esto ofrece por supuesto una gran oportunidad y responsabilidad. Cuando ese momento llegue, será un indicativo de que nos estamos moviendo en honestidad y en verdad. Mientras tanto, nuestra vida transcurre definida por las limitaciones de nuestra mente. Es muy posible que nuestra manera de comunicarnos con los demás refleje esa mismas limitaciones. Así que es muy importante considerar si nos comunicamos desde el sendero del espíritu o desde nuestros miedos, de nuestras presiones sociales, nuestras restricciones  y nuestras creencias.
Movernos desde el camino del espíritu es reconocer en nuestros corazones la chispa Divina que nos hace espontáneos, porque somos guiados   por fuerzas invisibles  que nos asisten en cada momento y nos inspiran, convirtiéndose entonces en nuestra propia identidad. Si podemos desde este sendero luminoso concretizar nuestra propia realidad personal estaremos reconociendo el tremendo poder que tenemos  en la unidad. Es críticamente importante sentir la divinidad dentro de nosotros mismos. Si la buscamos fuera no seremos capaces de adquirir y ejercitar el poder que tenemos de ser cocreadores de dicha realidad.

El mayor desafío es llegar al sendero de la luz porque esto requiere un profundo trabajo con nosotros mismos. Pero una vez que hayamos iniciado ir por  ese proceso empezaremos a ser un instrumento de cambio y a recibir o desarrollar la capacidad de poder ejecutarlo. Aprenderemos a balancear poder, intención, y fuerza física. En otras palabras el balance del cuerpo, la mente y el espíritu. Así seremos capaces de seguir nuestra propia intuición y es posible que otros resuelvan aprender de nosotros, multiplicando el proceso.  

¿Cómo evalúa la relación entre el Léxico Cultura de Paz y la Convivencia en Paz?


Estos dos procesos caminan mano a mano y por tanto uno debe ser complementario al otro. No podemos crear un léxico de cultura de Paz si no aprendemos el significado profundo de los que nuestras acciones, palabras e ideas demuestran.  De la misma manera no podemos convivir en Paz si no conocemos el efecto de lo que somos, pensamos, decimos y actuamos. Dicho de otra manera, implica que podemos vivir en un estado de conciencia y armonía tal que aprendemos a percibir el mundo alrededor nuestro con confianza, simplicidad, y con el goce de maravillarnos por lo simple y lo inocente. A través de este proceso de crear una cultura de paz, aprendemos a ver el mundo con una especie de inmunidad y transparencia porque aprenderemos a sentirnos protegidos, amados, cuidados por quienes viven alrededor nuestro dentro de esa misma convivencia. 
                                            
¿Cual es su poder?
  
La cultura de paz tiene el poder de transformación y de apertura. Dentro de este proceso nos encontraremos a nosotros mismos en la simplicidad y magia de la vida, con sus leyes, sus maravillas y sus propiedades. Nuestros yo interno afloraran a flor de piel para conocer del otro la misma esencia y el mismo aroma que nos hace uno en la divinidad.  Nos haremos sensibles a las necesidades del otro, de los animales, las plantas y de nuestro planeta porque habremos hecho un salto cuántico para llevar nuestra realidad  mas allá de los confines de nuestra realidad personal.  Esto es porque estaremos entrando en el umbral del cambio y entenderemos el universo como parte inseparable de la unidad y nos veremos a nosotros mismo como una pieza de ese holograma. A este punto estaremos recibiendo energías galácticas poderosas que han de expandir nuestra percepción de lo que somos y de lo que es posible para nosotros llegar a ser.


En estos ejemplos, observe según su parecer los efectos de las palabras positivas y armoniosas en el uso cotidiano:

  Siendo una de las tantas piezas del  holograma aprenderemos que sanando al individuo, sanaremos al planeta y que balanceándonos a nosotros mismos balancearemos el mundo. Esto es porque cualquier percepción de aislamiento y separación desaparecen de nuestra conciencia. Entramos por la puerta grande de la realidad cósmica, del amor incondicional del camino hacia la esencia de la perfección hacia la unidad, es el momento en que estaremos completando el circulo de retorno a casa, al propósito que todos tenemos inscrito en nuestro corazón, para el cual nacimos y hacia el cual estamos caminando:   EL profundo Misterio de los que significa SER HUMANO.