Un dia de Furia o de Paz/Aportes

Hola querida Inés!
Te envío mi aporte 
Abrazos de corazón a corazón
Maria Irene Giurlani


¿Un día de Furia o de Paz?

Llegué a casa exhausta. 
Ni bien  traspuse la puerta,  mi marido preguntó:
 ¿Cómo te fue hoy? 

Mi respuesta fue inmediata: - hoy trabajé por la paz con todas mis fuerzas. Me colmé de paciencia y realicé el programa. 
Fue el abrazo inicial.

Después  para entusiasmarlosemití 3 metas esperables.
Algunos fueron adecuados, muchos desbordaron alegría, para otros mis palabras cayeron como una copiosa lluvia.

!Es que mis sueños fueron muy alto!

¡Casi los duermo con el discurso!

Despreocúpate dijo Alberto, - disfrutemos la comida.
Hoy hay  Sopa de cabellos de ángel, carne con esferas de papa y  de postre, un rico canal de dulce de leche o panqueque de dulce de leche.

 Aporte de los estudiantes de 3 año Colegio San Martín de los Andes
Prof. María Delicia Trerotola
 

Un día de Furia o de Paz?
Cambiemos los sentidos….
Qué tal si en vez de….?
·       Haber luchado por la paz, mi respuesta es: Hoy trabajé  para crear relaciones armoniosas?
·       Armarme de paciencia y ejecutar el programa digo: Me llené de paciencia y pude llevar a cabo el programa dando el paso inicial?
·       Disparar objetivos: los propuse?
·       Algunos dieron en el blanco, muchos explotaron de alegría, para otros mis palabras cayeron como una bomba nuclear: algunos los aceptaron, otros  los recibieron contentos y para otros fue una decepción?
·       Mis sueños apuntan alto: mis sueños vuelan alto?
·       Casi los mato: los sorprendí?
·       Sopa? Si de Amor y Respeto. Plato principal: Armonía y Confianza y de Postre: Paz.
VAMOS DE NUEVO?
Llegué a causa cansada. Ni bien traspuse la puerta, mi marido preguntò:
Cómo te fue hoy?

Mi respuesta no se hizo esperar: - Hoy, trabajé intensamente para crear un clima de relaciones armoniosas. Me llené de paciencia y pude llevar a cabo el programa dando el paso inicial.
Después para convencerlos, propuse los tres objetivos. Algunos los aceptaron a medias, otros, los recibieron contentos y, una parte de ellos los recibieron decepcionados.
¡ Es que mis sueños, vuelan alto!
Por eso, los sorprendí con mi discurso, algunos no lo esperaban.
No te preocupes-dijo Alberto- disfrutemos de la comida.
Hoy hay Sopa, si Sopa de Amor y Respeto.
Luego: un buen plato de Armonía y Confianza.
Y de postre…PAZ!