Séneca

“No hay más calma que la engendrada por la razón”.