Juan Pablo II

“La justicia ha de complementarse con la caridad. Por sí sola, la justicia no basta. Más aún, puede negarse a sí misma si no se abre a la fuerza más profunda que es el amor. No hay paz sin perdón”.